27 jul. 2011

"Diego Forlan jugo en CERRITO"


En una nota publicada en el dia de la fecha en el diario "La Republica" confirma que una de las principales figuras de nuestra selección y del futbol mundial como lo es DIEGO FORLAN, jugo en nuestro querido CLUB SPORTIVO CERRITO, a continuacion dejamos la nota completa:



PADRE Y ABUELO. HISTORIAS DE CAMPEONES

Diego Forlán, un purasangre

Que Diego es hijo de Pablo se supo desde que Diego arrancó en el fútbol, porque ­además­ no es un apellido usual. En cambio, hace algún tiempo se conoció que su abuelo materno era Nino Corazzo.

JORGE PASCULLI
Diez años. Son los que lleva Diego en la Selección mayor; antes estuvo en juveniles.
Diez años. Son los que lleva Diego en la Selección mayor; antes estuvo en juveniles.
Diego es un muchacho sencillo, alegre, de bajo perfil, que le gusta mucho practicar deportes: fútbol, tenis y golf, en ese orden. Un verdadero atleta, naturalmente hábil para cualquier deporte. Es inteligente, respetuoso, interesado por las cosas del mundo y de la vida. Buen compañero, fácil en la convivencia. Pude conocerlo bastante en la anterior eliminatoria y siendo encargadode prensa de la Selección era uno de los más requeridos y jamás se negó a cuanta nota se presentase. Y más, para muchas obras de beneficencia, campañas, siempre estaba dispuesto. Un profesional serio, disciplinado, práctico. Un ser humano cálido, sin complicaciones. En la Copa América de 2004 en Perú hubo un entredicho entre él y algunos de los más veteranos, entre ellos el capitán Paolo Montero. Pareció que desde allí Diego no volvería a la Selección. Me tocó entrar poco tiempo antes de que Diego volviera. Su llegada fue directa, clara, sincera, igual que el recibimiento de los demás. A partir de allí Diego fue un puntal no solo en el equipo sino en el grupo de los que por más experiencia o carisma tienen ascendencia natural en el grupo.
Así como es Diego dentro de la cancha lo es afuera. No hay mejor definición.
Su abuelo, Nino Corazzo, crack y DT.
Recurro a una nota publicada hace un año por Ruben Olivera en LA REPUBLICA, para recordar a su abuelo.
"En la década del 30, Ferrou, Corazzo y Armiñana, dieron mucho que hablar. Tanto que esa línea media íntegra, comandada por Nino, fue adquirida por Independiente brillando en el fútbol argentino, junto a figuras como el paraguayo Erico, Zorrilla y Capote de la Mata.
Abandonado que fue el fútbol activo, siendo muy joven aún, Corazzo asume la dirección técnica, con pasajes destacados en clubes como Danubio y Defensor. Sin embargo, adquiere mayor trascendencia, al frente de los combinados celestes, que se abrazaron a la gloria.
Sucedió en Guayaquil, en 1959 en medio (¡cuándo no!) de enormes dificultades de organización y con la ausencia de futbolistas de Peñarol.
Sosa, Troche y Silveira, Méndez, Ruben González y Mesías, Domingo Pérez, Bergara, Sasía, Douksas y Escalada. Equipo titular, Campeón invicto de América.

Sangre pura de cracks

En 1967 hubo que apagar otro incendio, siendo convocado otra vez para dirigir el combinado, el sempiterno Nino Corazzo. El Sudamericano se jugaba en Montevideo y el tema, esta vez era la cuotificación de jugadores de los cuadros grandes. Pero cual un mago, que al cabo lo era, el legendario entrenador fue ensamblando una formación que a la postre, luego de una dramática definición ante Argentina, obtuvo de manera invicta, el título de mejor de América, Mazurkiewicz, Baeza y Varela, Cincunegui, Paz y Mujica, Urruzmendi, Rocha, Oyarbide, Salvá y Domingo Pérez fueron los gallardos defensores celestes. Un tal Pablo Forlán formó parte de aquel plantel campeón, ingresado, incluso en aquella batalla decisiva ante los albicelestes, en lugar de "Piolín" Cincunegui.
Forlán se ennovió con la que resultaría la madre de Diego en una de las prácticas de esa selección. Ella era nada menos que la hija del técnico Nino Corazzo y que había llegado desde su Mercedes natal, a principios de la década del 60.
"El Boniato" como había sido bautizado por la hinchada de Peñarol, tuvo un meteórico pasaje desde la cuarta división al primer equipo. La infame lesión sufrida por Edgardo González, un lateral derecho excepcional, hizo que Roque Gastón Máspoli, a la sazón DT de los aurinegros lo ubicara en esa posición. Campeón Uruguayo, de América y del Mundo, vistiendo la casaca mirasol.
Mundialista con la celeste, fue al São Paulo, junto a Pedro Virgilio Rocha, marcando una fantástica performance, con títulos y halagos harto merecidos, recibidos a través del exigente periodismo brasileño.
Defensor y Nacional, ya en el cierre de su brillante carrera profesional, recibieron su aporte de calidad y experiencia.

Un crack en todos los deportes

Desde muy chico un virtuoso para los deportes. Fútbol y tenis fueron sus preferidos. En sus comienzos en el mismísimo Peñarol y luego Danubio, en su fase formativa, pasó desapercibido.
En todo caso no llamó demasiado la atención. Si hasta anduvo por Cerrito y a nadie se le ocurrió, por lo menos, observar un par de actuaciones.
Pero como nada es casualidad y el tiempo pone cada cosa en su lugar, con su bolsito en riestre, un buen día Diego cruzó el charco y enfiló hacia Avellaneda, como lo hizo su abuelo Nino, con la diferencia que Corazzo fue a Racing y lo echaron, para después sufrirlo, cuando los tuvo de "hijos" jugando con la roja.
Diego Forlán fue crack desde el arranque en Independiente. Ídolo y goleador de un equipo que sirvió de catapulta a la fama. Manchester United, Villarreal, El Atleti, el Mundial africano, el Balón de Oro, la Copa América de hace 3 días.
Un presente sustentado en un pasado impresionante. Desde el pueblo al nieto, pasando por el padre, es indudable, ha corrido pura sangre de cracks.

Link de la nota :http://www.larepublica.com.uy/deportes/464351-diego-forlan-un-purasangre 

No hay comentarios:

Publicar un comentario